martes, 22 de abril de 2008

Respiración


A veces respiras demasiado rápido y entonces todo te parece más difícil, más loco; otras encuentras el espacio para respirar tranquilo y la mirada se te ilumina, surgen planes, ideas, gentes.

Aprovecha, respira con calma y disfruta de todo lo que te trae, así será más fácil que te acuerdes de ello cuando, sin darte cuenta, te descubras de nuevo respirando deprisa.

2 comentarios:

Viky dijo...

Qué bueno, Pablo. Y la foto de la entrada de ayer me parece excelente.

delokos dijo...

Decía mi maestro de meditación, que lo único que siempre llevas contigo, y a lo que puedes echar mano siempre que lo necesites, es tu respiración...

Magnífica reflexión... un saludo...