martes, 2 de octubre de 2007

Las buenas compañías


Siempre estuvieron ahí, lo sé, pero nunca las había tenido tan presentes como ahora, y es genial. La vida nos permite el reencuentro y lo gozamos de lleno. Vienes bien acompañado, me alegro por ti... y por mi, las buenas compañías crecen.

2 comentarios:

Santi dijo...

Da gusto compartir el tiempo con gente que tiene un gran corazón. El tiempo se pasa muy deprisa, no hay prácticamente descansos. Cuando te quieres dar cuenta ya estás llegando a casa y notas que ha sido una noche muy especial, llena de emociones. El reencuentro y volver a compartir novedades e inquietudes te provoca una alegría enorme. Yo siempre digo que la vida está hecha de pequeñas vivencias y de los grandes recuerdos y emociones que estas provocan. Para mi eres uno de los más grandes y los ratos que puedo disfrutar tomando una copita contigo son inolvidables

Anónimo dijo...

las malas compañias son las mejores,siempre. JS.