jueves, 6 de noviembre de 2008

De vuelta al hogar


Ha podido parecer algo fortuito, pero no, la escritura llevaba tiempo llamando de nuevo a mi puerta. Me he hecho el sordo tanto como he podido porque es más fácil pero al final no he sido capaz de resistir sus cantos de sirena.

Será un reencuentro corto en las aulas, pero espero que largo y fructífero fuera de ellas.

1 comentario:

maraña dijo...

¡¡Bien, nene, enhorabuena!!
El tufillo de aula lo llevamos pegado al culo (perdón)

Besos