viernes, 25 de enero de 2008

Camino cortado


El viento se ha revuelto de nuevo, un remolino se me ha metido en medio pero yo, con las botas pesadas de la prudencia, no me dejo mover y espero a que me deje. Al pasar de largo observo que el sendero por el que transitaba se termina de golpe pero, en lugar de perder los nervios, tomo el nuevo que se dibuja confiando en que encontraré parajes bellísimos.

1 comentario:

Bea dijo...

Hola Plaberas,

Veo que tienes el viento a favor y que te empuja desde la popa. Es una buena señal para la escritura. Qué textos más poetícos tienes.